Con la comida sí se juega

portada

EL LIBRO

Muy bien explicado, con recetas sencillas, fáciles de hacer aunque tienen su elaboración. Muy interesantes para los niños, originales, coloridas y resultonas. A mí me ha gustado mucho. Te permite cocinar con los niños, (o que los niños cocinen contigo o incluso sin tí, depende de la edad que tengan, aunque siempre tendrás que supervisarles la parte peligrosa, como el fuego, el horno, cortar con cuchillo, etc).

 

LA AUTORA

Sandra Mangas es bloguera, madre y maestra. Me siento identificada, pero es que además es muy creativa en la cocina, cosa que a las mamás nos puede ayudar mucho.

PROBANDO EN FAMILIA

He tardado en comentar este libro porque me gusta que mi hijo participe activamente con cada uno de los libros que comento. Si es un libro de cuentos, le cuento la historia y le pregunto si le ha gustado (aunque con los niños es fácil de ver si le ha gustado o no) y si es un libro que fomenta actividades, me gusta probar en familia a ver qué sale.

En este caso tenemos a una pareja “cocinitas”…

IMAG1440IMAG1467

a una mamá cocino-lerda y a un pequeño chef en potencia, y también catador y juguetón, de tres años. ¿Qué pasará? ¿Conseguirá este libro hacer de nosotros unos cocineros?

NUESTRA EXPERIENCIA CON UNA RECETA DEL LIBRO

IMAG1446

Elegí la receta que sale en portada: “Piruletas de galleta”. Nivel de dificultad para niños según la receta, dos cucharitas. (Tres es lo máximo).

Para ese menester, pedí on line a “metienestarta.com” fondant blanco, rotuladores de tinta comestible, palitos para galletas, una paleta para sacar las galletas o manejarlas y un rodillo pequeñito….adivinad para quien 😉 Estoy muy contenta con ellos, me lo enviaron enseguida, había buenas ofertas y los productos son de calidad. (O para ser mi primer contacto con estos materiales, me gustaron).

El resto lo teníamos en casa: mantequilla, azúcar glass, harina y huevo.

Hicimos muchas fotos de nuestro experimento cocinero. Excepto el huevo, que lo metí yo…

IMAG1425

…todos los demás ingredientes (una vez pesados en báscula por nosotros, los padres) los metió nuestro pequeño en el bol y él mismo mezcló con las manos todo hasta hacer una masa, muy concentrado en la actividad.

IMAG1436

A partir de ahi, ya perdió el interés, porque ¡ya se quería comer la masa! Le atajamos con tanta glotonería y le dimos el rodillo…IMAG1455

…pero chafaba la masa demasiado, así que terminamos nosotros de aplanarla y hacer la forma de las galletas con un vaso. El hizo un par de formas y perdió el interés nuevamente. Nos fuimos un momento a la cocina abandonando al niño solo a su suerte con la masa delante. ¡Gran error! A nuestro regreso había trozos de masa desparramados por el suelo de todo el comedor. (Una masa que parece plastilina alienta a jugar con ella.) Recogimos el desaguisado y continuamos con la “operación galleta”.

Cuando tuvimos las galletas con el palo metido, las llevamos al horno para que se doraran en unos 10 o 15 minutos, tiempo de sobra para que un niño de tres años se pusiera a jugar con otras cosas.

IMAG1469

Entonces llegó el momento de espolvorear la mesa con azúcar glass. Corderito lo vio y no paraba de pasar el dedo por la mesa para jalarse el azúcar. Tras repetidas veces de decirle que no y hacer caso omiso, el padre se mosqueó y se lo llevó a la habitación, justo cuando tocaba sacar el fondant y amasarlo. Yo me puse nerviosa, porque eso no estaba previsto: cabreo paterno, el niño llorando…Se suponía que iba a ser una actividad muuuuy divertida. Pero así son las cosas en familia y así os las cuento.

Acabé con el nene en la habitación contándole cuentos mientras el papá le daba forma al fondant y lo aplicaba a las galletas.

IMAG1476

¡Ya estaban preparadas! Ahora tocaba…..esperar 2 horas a que se secara todo para poder pintarlas, que era la parte más divertida del proceso. 2 horas….¡que pasen rápido, por favor! Las guardamos en un tapper y al día siguiente por la noche nos dedicamos a pintarlas. Ese sí fue un momento divertido, y mucho más chulo todavía comérnoslas.

IMG_20150223_202610

El resultado son galletas con gusto de mantequilla, muy densas y calóricas, pero muy buenas. Con una te sientes saciado, ya que las hicimos enormes y con mucho fondant de grosor, y pesan mucho. Pero visualmente son iguales a las del libro, y son gustosas. Así que, para ser la primera vez que hacemos galletas en familia, ha sido un éxito total.

IMG-20150223-WA0013

¡Ummmm….qué ricas!

IMG_20150223_201057

Puedes adquirir “Con la comida sí se juega“pinchando en el nombre del libro.

3 comentarios en “Con la comida sí se juega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s