Supernanny

supernanny

Hoy he sucumbido a la curiosidad y he visto un par de capítulos de la “Supernanny” inglesa. Os explico lo que he observado (aunque con un par de capítulos no he podido ver todas las variantes). Las familias que he visto tenían varios niños….en los dos casos eran familias con tres hijos. Les era difícil estar por todos a la vez y siempre había uno de los pequeños que marcaba la tendencia disruptiva y machacaba a padres y hermanos.

Ver el comportamiento de los niños me ha creado un mal rollo impresionante, sobretodo por como gritaban a cajas destempladas, como se pegaban entre ellos y pegaban a los padres, y como sufrían con todo ello tanto los padres como los niños.

Me digo a mí misma qué he hecho yo para NO tener “eso” en casa. Será que lo estoy haciendo bien, después de todo, o no del todo mal. Aunque cuando yo veía a los padres del vídeo no entendía tampoco qué estaban haciendo mal. También me preocupa que mi hijo pueda evolucionar (o involucionar) en su conducta y cuando  crezca se ponga retador y gamberrete como los niños que aparecen en esos vídeos.

Supernanny explica a los padres que no han de alterarse, ni gritar, ni perder el control. Han de parecer que están al mando. Es lo que los hijos esperan de ellos. Los hijos esperan de ellos normas claras que seguir, necesitan huir del caos y cada miembro de la familia necesita su propio espacio.

Es normal que los padres estuvieran nerviosos y a punto de perder la cabeza. Si tu hijo te pegara, arañara, mordiera, escupiera e insultara a gritos, te dijera cosas como “te odio” o “ojalá estuvieras muerto” no sería  difícil caer en una depresión y sentirse  un padre o madre fallidos. Veo a los padres de los vídeos colapsados por la situación.

Supernanny es una persona que viene del exterior del hogar a poner calma y orden en los hogares, da esperanza a los padres de que las cosas pueden cambiar y crea en ellos una sensación de seguridad y autoconfianza con unas “técnicas” que ella les proporciona.

Se refuerza a los niños con premios y castigos. Se les dice que cualquier mal comportamiento tendrá una consecuencia (un castigo) y  que si se portan bien serán premiados. Usan el sistema de pegatinas y pósters. Dejan a los niños llorar (en un vídeo una niña de 3 años que estaba enganchada al pecho de la madre como un bebé la destetan a lo bestia en tres días y la pasan a su habitación. Usan el método este Ferber o Estivill para que llore y llore hasta caer rendida. A los tres días de que los padres ignoran sus “cantos de sirena” se adapta a la nueva situación).

Los padres que llaman a Supernanny es obvio que necesitan de alguien que los empuje a hacer cambios en su modo de vida familiar y que les digan que lo están haciendo muy bien, para no sentirse culpables. Son padres a los que se les ve muy infelices. Una de las cosas que está truncada y hacen notar es la ausencia de relación de pareja ante unos hijos que “necesitan” que el padre duerma con unos en una habitación y con otra en otra habitacion. Los padres se sienten esclavos de una situación que no han elegido y que les ha venido dada por las circunstancias y demandas de sus retoños.

Al final del vídeo (en los que se muestran los adelantos y cambios tras aplicar los consejos de supernanny) se ve una familia contenta, que se respeta mútuamente y está relajada. Da gusto ver los cambios.

Supernanny destaca en esas familias la ausencia de disciplina y de normas claras. Algunas las llega a escribir en la pizarra, muy básicas, como: NO GRITAR, NO PEGAR… Creo que esas dos normas son las primeras que se deben inculcar a los niños desde bien pequeños, lo mismo que RECOGER SUS COSAS, para no acabar teniendo una leonera en cada habitación de la casa.

También hace notar la importancia de “pasar tiempo de calidad” con los niños. Hacer con ellos una actividad que niños y adultos disfruten. Ellos lo agradecen y lo valoran mucho.

Mi conclusión es que quizás Supernanny  puede ir bien a familias con niños con problemas de conducta extremos, aunque no me gusta el tema de que deje llorar a los niños, o el tema del destete forzoso a lo bestia. Como es un programa de televisión y tienen una semana para mostrar  resultados, no hay tiempo suficiente para hacer las cosas de modo gradual, así que los cambios conductuales son obligados y drásticos.

Algunas ideas me parecen interesantes, como por ejemplo, la idea de la caja de c omunicación de hija de 11 años con su madre. Consiste en una caja decorada de forma bonita en la que la niña escribe sus sentimientos para que los lea su madre posteriormente, ya sean buenos o malos. Escribir la hace reflexionar y escribir de forma más pausada en vez de soltar sapos por su boca si está cabreada, o le es más fácil dar las gracias o expresar amor.

Como siempre “el monstruo conductista” eclipsa otras cosas que pueden ser positivas. Veo muy demonizada a esta señora, y si bien va de “yo lo sé todo y ustedes lo están haciendo todo mal”, no se le ve mal fondo. Estoy segura  de que su intención es ayudar a esas familias.

Y vosotros, ¿ué pensáis de Supernanny? No sé nada de la versión española, imagino que va en la misma línea.

4 comentarios en “Supernanny

  1. Pingback: Supernanny | yofumoenpipa

  2. En la versión española veo mucho montaje… Pero bueno, es televisión, no espero otra cosa.

    Creo que cada técnica depende de cada hijo, ninguna es mala del todo y cada uno debe encontrar la suya. Estivill me gustaría no emplearla, pero no sé cómo será mi hijo…

    Me gusta

  3. Yo no me creo nada de lo que ví y eso que solo lo he visto una vez o dos, pero me parece irreal esos comportamientos. Que los padres se comporten como si nada… no sé no sé. Igual soy una mal pensada 🙂

    Me gusta

  4. Hola! Como dices es un programa de televisión y eso implica que hay un tiempo determinado, una estructura… Pero las técnicas que se usan son reales, y aunque no son las únicas que existen, ni el único paradigma, es frecuente su aplicación con problemas de conducta. En cuanto a los casos y a los papis que salen: de nuevo es importante tener en cuenta que es tele, pero vamos, os puedo asegurar que en consulta se ven casos así, y más… Afortunadamente, si los papis se comprometen con la terapia, los nenes tienen una curva de cambio y mejora más rápida que la de los adultos, y eso mola.

    Tras esta chapa seria, he de decir que alguna vez que he puesto la versión española en casa (o Hermano Mayor), Mimaromo me mira con sudores y me dice: “A nosotros no nos va a pasar eso, ¿verdad?” 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s