De pasta FIMO

wpid-img_20141215_105850.jpgEl envoltorio, en una hermosa cajita.

El otro día me tocaron varios sorteos. Parece que estoy en racha. Una de las cosas ganadas es un pack de pasta FIMO. Esta pasta se parece bastante a la plastilina, pero sirve para modelar y endurecer tu creación tras pasar por el horno 30 minutos a 110 grados.

He visto maravillas creadas con esta pasta, incluyendo bisutería. El pak de FIMOKids está pensado para que los niños creen sus propios juguetes.

La edad que se recomienda es no menos de 8 años. La pasta viene en paquetes pequeños recubiertos por un plástico, separados por colores y acompañados de una espátula y un manual de instrucciones.

wpid-img_20141218_184638.jpgCorderito con la espátula en la mano.

El modelo que nos tocó fue de Princesas. Al tener 3 años no estaba demasiado interesado en construir nada, sólo manipular la pasta. Me ayudó a hacer bolitas (la inicial para el cuerpo, la de la cabeza y alguna otra), a cortar la pasta con la espátula y poco más. A esta edad poco más se puede pedir.

wpid-img_20141218_185040.jpgManual de instrucciones y la pasta, ya dividida en churrillos.

Yo soy un caso negado en manualidades, pero me pongo a hacerlas para ver si mi hijo al verme construir cosas le pilla el gusanillo DIY. Los trabajos manuales estimulan cualidades como la perseverancia, la paciencia, mejoran la psicomotricidad fina, la concentración…un montón de cosas que a mí me faltan.

Yo pensaba que le enviarían dinosaurios, cohetes o animales de granja. Pero al tocarle princesas casi me da un ataque. Y no es porque distinga entre “juguetes de niño” o “juguetes de niña”. A mí eso siempre me ha dado igual. Pero el niño está obsesionado con el color rosa, quiere un patinete rosa…ahora en el Ikea el edredón que eligió fue uno de princesas con coronas y todo. Siempre he respetado los gustos del niño. Tiene su cocinita de varios colores, con rosa incluído, tiene un móvil rosa de juguete…pero no se cansa del rosa (un color que odio) y ahora además “princesitas”. Cuando tuve un niño una de las cosas que pensé fue que no tendría que aguantar la movida cursi de la princesita. Sin embargo a mi hijo le encanta todo esto, me pide que le pinte las uñas de rosa fucsia, etc

Supongo que ahora me entendéis por qué me dio un ataque cuando me llegó el pack de FIMOKids de princesas. Una vez repuesta del impacto me propuse a agradecer a la responsable de Marketing de Staendler y a observar de cerca el pack. “Nivel 3 de dificultad”. Agárrate que vienen curvas.

wpid-img_20141215_105901.jpgEy, esto no es fácil, jejeje

 

Hay 3 posibles grados marcados con estrellas y este es el “durillo”. No me acobardé y me propuse a confeccionar la princesa con ayuda de mi peque. La princesa que me salió fue más fea que picio, pero la horneé con cariño y bautizada como “El engendro”. Juzguen ustedes mismos si soy negada o no para las manualidades. Muchísimo.

 

wpid-img_20141218_203001.jpgGracias a los dioses, cuando se abre la caja por dentro es un póster. El “engendro” queda embellecido.

Ovejo dice que se atreve a moldear la otra princesa que queda, con los pelos más largos que Rapunzel. ¡Toda suya! Jejeje

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s