El primer castigo fuerte para Corderito

castigo

 

Es muy difícil ejercer de maestra con un grupo de niños movido que sólo funciona con amenazas, castigos o un grito de vez en cuando para que se porten bien “a medias”, (no lo digo yo, lo dicen todos mis colegas de profesión que conocen a dichos niños y también les dan clases) y luego llegar a tu hogar , exhausta, y encontrarte con otro niño, el propio, que también ha decidido desobeder una de las cuatro únicas reglas que tenemos en casa.

Las reglas son:

1. No se grita si hay un techo sobre nuestras cabezas.

2. No se le grita a otra persona ni se le pega.

3. No se salta ni se pone de pie encima de los sofás. (Con supervisión hasta le dejamos saltar sobre la cama de matrimonio)

4. Lo que se tira al suelo se ha de recoger. (Nos referimos a juguetes o cualquier conjunto de cosas que le dé por tirar al suelo, para mantener un orden y no pasarnos el día siendo esclavos del niño que lo tira todo pero no es responsable de lo que hace ni de tener ordenadas sus cosas.)

No son muchas reglas para un niño de 3 años recién cumplidos, o eso creo…y son bastante básicas y lógicas. Pero para un niño cansado, con ganas de acostarse y que ha tirado una cesta de pinzas de la ropa con el pie aunque ha oido a sus padres decir :nooo, Corderito! nooo, noooooooooo!!!! y es perfectamente consciente pero las ha tirado igual, es “demasiado” pedirle que cumpla la regla número 4.

Normalmente yo soy de las que piensa “pobrecito, está muy cansado, ya las recogerá mañana”, sabiendo perfectamente que mañana no lo hará, porque nos olvidaremos, o las recogeremos nosotros para nuestra comodidad, o porque mañana habrá que salir “cagando leches” hacia el colegio y no hay tiempo que perder, y las pinzas se quedarán en el suelo todo el día. (Sigh). Pero yo también estaba muy cansada, me dolía la cabeza, no tenía la paciencia de esperar media hora o una hora a que el niño se decidiera a hacerlo porque se negaba en redondo a recoger, porque se hacía tarde y sabía que el niño tenía que estar ya durmiendo y aún tenía que ducharse,  porque se lo había dicho por activa y por pasiva, se lo había pedido varias veces por favor, y la verdad, estaba MUY HARTA. Sí, no soy la madre “perfecta” que lo hace siempre todo bien, soy una madre más.

Quizás si no estuviese trabajando niños todo el día, que como niños que son prueban límites, te retan, vuelven a hacer lo que les acabas de decir que no tienen que hacer, reinciden aunque los castigues etc, etc no hubiese estallado con Corderito. No lo sé.

Sólo sé que es la primera vez en tres años que me pongo dura con él, y después de hablar, pedírselo por favor, suplicar que las recogiera, durante media hora, opté por  soltarle un grito, rompiendo las reglas 1 y 2 de mi propia casa y amenazándole con irle retirando sus juguetes hasta que las recogiera.

En cuanto vio que papá se llevaba los dinosaurios (porque él también estaba cansado de esperar a que el niño obedeciera) reaccionó con una tremenda pataleta. Llorando a lágrima viva y gritando – No te los lleves papá!- y gritando – Se los ha llevado!-

Al ver que se iba a la cocina con ellos y no le dejaba entrar. Saltaba de rabia y de dolor, pero cuando le volvimos a preguntar si recogía las pinzas siguió negándose en redondo. Así que le dije de muy mala ostia que lo siguiente que se llevaría sería su cesta de juguetes, y lo siguiente sus peluches…seguimos así , yo sacando juguetes de su habitación y dándoselos al padre para que se los llevara a la cocina, fuera de su vista y de su alcance…y él en negativa rotunda, llorando desesperado y saltando como loco…no atendía a razones, no escuchaba…estaba bloqueado y sufriendo…a mí se me partía el corazón, pero tenía que ser consecuente con mi decisión.

Ibamos a obligarle a obedecer fuera como fuera, y si teníamos que esconderle todos los juguetes lo haríamos, y lo siguiente sería no ver dibujos animados y prohibirle jugar hasta que recogiera sus pinzas. Pero no hizo falta: En cuanto vio que le iban a quitar su piano con forma de gato reaccionó y se puso a recoger las pinzas lentamente., parecía en estado de shock.

Entonces le ayudó su padre a recogerlas (yo estaba tan horrorizada de mi misma por haberle hecho sufrir y llorar tanto que no era capaz de interactuar con él en modo alguno), le acarició y abrazó y se lo llevó a la ducha. Yo en silencio preparé su toalla y se la ofrecí a la salida para que el padre lo secara.

No sé si me excedí, pero siempre tengo el miedo de ser demasiado blanda, de no establecer bien los límites porque sea demasiado permisiva con ellos y “si un día no lo hace no pasa nada”.

Si hay pocas reglas que cumplir en la casa, debieran cumplirse siempre y no transigir, o eso creo.

Creo que me devora el miedo de que un día se convierta en uno de esos adolescentes de 16 años que pegan a sus padres de clase media porque no les impusieron bien los límites y ahora son ellos los que mandan. No quiero tener un hijo descontrolado un día en el futuro porque cuando era pequeño, que es cuando han de aprender cómo son las cosas, no fui capaz de hacer respetar unas normas o de hacerme respetar.

Es muy díficil encontrar el camino entre ser permisivo y ser duro. No quiero hacer daño a mi hijo y me siento culpable si soy “mala” con él. Creo que lo paso demasiado mal educándolo, al igual que durante el día en mi trabajo me agobia estar riñendo, sermoneando y castigando a los niños traviesos de la clase que me ha tocado en suerte, pero una cosa es la profesión y otra cosa la vida familiar. Ya sabemos que ciertos aspectos de la educación corresponden a los padres y otros a la escuela.

Y me pregunto también, con recelo, si esto que ocurrió ayer, y que nunca antes había ocurrido porque siempre lo habíamos tratado como un bebé, exento de responsabilidades, se repetirá  más adelante una y otra vez a lo largo de toda la vida de mi pequeño, y que pensará de mí, y se me llegará a odiar por ser una madre “castigadora”…si le faltará la comprensión hacia mí durante sus años venideros y sólo se solucione el día que él mismo cree su propia familia y le toque ser padre.

¿Estoy haciendo bien? ¿Seré capaz de sobrevivir en el intento?  Me siento insegura,  porque no sé cómo hacer para que haga caso sin llegar a esos recursos.

Necesito el consejo de padres de hijos mayores, para que me ayuden a entender si lo que me pasa y cómo me siento es normal, si quizás es demasiado pronto para exigirle cosas a un peque de tres años y debiera esperar más,  si me pasé con el castigo o no….aunque le decíamos todo el rato que si recogía las pinzas le devolveríamos sus juguetes, y se los devolvimos todos en cuanto cumplió con lo que le pedíamos.

Espero vuestros comentarios y sugerencias, que como siempre, agradezco mucho de esta comunidad o tribu de padres y madres en las redes sociales.

 

11 comentarios en “El primer castigo fuerte para Corderito

  1. Tema difícil.. La mía mayor tiene 6 años y esto de retarnos y probar los límites va yendo a más.. Aunque por otro lado también tiene cada vez más capaciad de razonar, y esto ayuda.
    Por mi parte creo que hay que dar a los hijos cierta libertad, pero dentro de unos límites puestos por los padres.

    Me gusta

  2. Mi hijo es pequeñito todavía, pero por las cosas que veo a mi alrededor, creo que hacéis bien. Con tres años ya se dan bastante cuenta de todo, mis sobrinos hacen lo que les da la real gana, y claro pasan los años y los padres ya no saben donde meterse, han perdido el respeto y el control completamente. Eso sí, encontrar el equilibrio no tiene que ser fácil, pero seamos realistas, tenemos que darles herramientas, enseñarles dede pequeñitos que las normas se cumplen,,, eso sí, a su ritmo. Un abrazo y ánimo

    Me gusta

  3. La verdad es que esa inquietud que tienes la tengo yo también. Es dificilísimo encontrar el justo equilibrio. A mí también me aterra que los errores que yo pueda cometer como madre influyan en que mi hija sea una adolescente agresiva o problemática pero a eso nos exponemos todos.
    También te comprendo cuando dices que te sentiste fatal por haberle hecho llorar pero considero que hay veces que no vamos a poder evitarlo. Es normal que se pillen rabietas cuando no consiguen lo que quieren o cuando les negamos algo. Forma parte de la niñez y del proceso educativo por mucho que nos duela.
    Y es que si cedemos siempre corremos el peligro de sobreprotegerles y mimarles en exceso y nada en exceso es bueno.

    Te mando un beso fuerte guapa

    Me gusta

  4. Es que a esa edad ellos no entienden nuestra obsesión por el orden. Par ello es lo de menos,no le dan importancia a si la casa esta limpia o ordenada. Esas son cosas de adultos. Con los años y hablando con ellos las cosas mejoran.
    Yo creo que los chicos muchas veces repiten nuestros patrones cuando crecen, si les enseñas que con amenaza los domas hacen lo que tu quieras ellos amenzaran, es un ciclo.

    Me gusta

    • Karla, te entiendo cuando dices que ellos aprenden de lo que reciben. Habitualmente tenemos mucha paciencia y él sí entiende de orden. Ordena sus cosas desde pequeño…sólo que ayer se negó en rotundo, conscientemente de que se estaba negando…y si le dejamos hacer siempre lo que quiera, al final…no tendrá límites, y eso sí que es un peligro para los demás y para sí mismo.

      Me gusta

  5. Los hijos nos ponen constantemente entre las cuerdas, pero nosotros como padres tenemos que educarles con valores, educación y respeto! Muchas veces no es fácil, pero hay que intentarlo.
    En mi casa tenemos las mismas normas que tu, jejejeje!!!
    Besitos!

    Le gusta a 1 persona

  6. A mí no me parece pequeño, luego es más difícil ponerles límites… Mi hija tiene 2 años y ya me tengo que poner muy seria con ella porque si no se piensa que estoy jugando. Es muy duro cuando se coge una pataleta, pero intento no perder de vista que no sabe gestionar la frustración de otra forma y que no puedo ceder ante eso… Pero yo también tengo mil dudas…

    Me gusta

  7. yo tengo una de 2 y una de 4…se notan las diferencias pero con la mayor aun cuesta. Se queja que hay demasiadas reglas en la vida (buena idea eso de acotarlas) pero aunque pasa…me siento tan mal cuando me enfado…y pienso que a lo mejor es muy pronto (porque la de 4 entiende mucho mejor y va comprendiendo el porqué de las cosas…y respetandolo…pero tiene 4 cumplidos hace un rato! ) pero no me quiero enrollar…escribi sobre algo parecido hace unos dias
    http://asicomolopienso.com/2014/09/09/mama-quiereme-cuando-me-enfado/
    http://asicomolopienso.com/2014/09/02/un-proposito-un-objetivo-y-mucha-paciencia/
    yo creo que cada vez entienden mejor pero les “supera” un poco la situación aun.

    suerte…y paciencia!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s