El cole de mayores

526x297-eosImagen sacada de “Timmy Time”

 

Ahora va “al cole de mayores”. Ya ha empezado P-3 y se ha adaptado sin dificultad. Lo mismo sus dos amiguitos de clase en la guardería: Enseguida se han hecho con las rutinas, la ubicación de los baberos, la cartera, etc

En el cole se lo come todo, duerme la siesta, juega…

Todo maravilloso, de cuento de hadas. Ahora mismo no tengo que abrazar a un niño traumatizado o porque no quiere quedarse solo todo el día con un grupo de desconocidos, un montón de niños  y una mujer, su maestra, que no es su mamá…y sin saber si volverán a buscarlo o lo han abandonado allí. Debe de ser muy duro para ellos. Yo lo puedo llevar al cole los lunes. (El resto del tiempo  lo lleva Ovejo y por la tarde lo recoge la nueva L, ex maestra en su guardería y un encanto de niña. )

Se me encogió el corazón el primer lunes y también el siguiente cuando vi a un niño tirado en el suelo llorando y otros abrazados a su madre o a su padre llorando como si los llevaran al matadero. (Lo siento por ser así de bestia, pero su llanto era una mezcla de pánico, terror y tristeza infinita.) Los ves sufrir y ves a los padres con su santa paciencia, algunos sonriendo como si no pasara nada para emanar confianza en sus hijos, otros contando hasta 100 mentalmente (oooommmm).

Yo ya sufrí cuando con 11 meses Corderito lloraba al dejarlo. Luego dejó de llorar. ¡Un día escuché a una maestra reñirle porque lloraba! No me gustó en absoluto. Les hacen creer que transmitir emociones es malo pero él lo único que hacía es contar llorando cómo me echaba de menos. Les di un toque… Después un día, ya en su segundo año de guardería, me dice el propio Corderito que le han dicho que “no hay que llorar delante de la mama”.

Le dije que en la guardería seguramente no le dejarían llorar, pero que en casa podía llorar y que no pasaba nada. Por un lado me chincha que no respeten las emociones de los niños. Por el otro lado me pongo en el lugar de las cuidadoras. Quieren hacer juegos con los niños, enseñarles cosas, contarles cuentos…y tienen a un montón de niños llorando todo el día contínuamente porque quieren que venga su mamá o su papá… Supongo que tienen que hacer su trabajo y no les resulta productivo (ni agradable) contemplar pasivamente un montón de chiquillos llorando y pataleando de  contínuo día tras día.  Tienen paciencia, y en mi guardería las chicas eran cariñosas. Si un niño un día lloraba porque algo le pasaba lo cogían en brazos, estaban por él, etc

Pero cuando se agotan los recursos y la paciencia, a veces puede salirles un “Ya está bien. Deja de llorar y ven a jugar con los otros niños. Aquí no se llora”. No digo que esté bien, pero madre no hay más que una…y ellas no pueden ejercer de madre amatoria para 20 niños. También tienen sus límites.

En todo caso, el peque siempre fue contento a la guardería y no le veía nada aprensivo con ella. Superó tener que estar con otros niños en un mismo espacio con una chica distinta a su madre, hizo amigos y se lo pasaba muy bien. La guardería no es el entorno perfecto, pero yo estoy muy agradecida a haberle llevado ya que ahora se pueden ver los frutos. Un niño tranquilo, observador, de fácil adaptación a lo nuevo, relajado, que no tiene problemas para ir al colegio.

De hecho, las nuevas rutinas le han impulsado de nuevo a querer hacer las cosas “él solito!” y a comer “como los mayores”. De nuevo la ha entrado la vena independiente, al acabar las vacaciones y ver que en el cole les exigen espabilarse.

6 comentarios en “El cole de mayores

  1. Me alegro que lleve tan bien lo del cole. Mi peque este año va por su segundo año de guarde y por suerte también va muy contenta desde el primer día y nada de lágrimas.
    Lo que me ha chocado es que a tu pequeño le dijeran que no llorara delante de mamá o que le riñeran por llorar, lo siento pero son pequeños y creo que es la única manera que tienen de quitar su pena porque es un momento duro para ellos por más que la profesora haya organizado montones de cosas divertidas.
    En la guarde que vamos por suerte siempre nos han dicho que si tenían ganas de llorar mejor que lo hicieran para quitarse esa pena y que ellas los consolarían lo mejor que pudieran hasta que los peques pudieran empezar a disfrutar de las actividades que tienen preparadas para ellos.
    Suerte en esta nueva etapa en el “cole de mayores”!!

    Me gusta

  2. ¡Qué bien que vaya contento! Nosotras estamos en el segundo año de guardería y genial, la verdad, pero al principio sí que fue muy duro… También recuerdo haber escuchado a una educadora reñirle a alguno por llorar. No era mi hija, pero en un primer momento no me pareció nada bien, aunque después elaboré el mismo pensamiento que tú: son humanas, si a mí se me acaba a veces la paciencia con una sola… no me quiero imaginar con lo que tienen que lidiar ellas a diario. Luego son grandísimas profesionales y los niños los adoran.
    A ver si el curso que viene tengo la misma suerte que tú y la novedad del cole no se transforma en drama 🙂

    Me gusta

  3. Qué gusto que vaya tan bien en el cole. Nosotros estamos en la escuela infantil desde hace tres semanas y aún se queda llorando, prácticamente me lo tomo como que seguimos de adaptación. Espero que se le pase pronto porque esto es un sinvivir. Lo que más me gusta es que las educadoras son muy cariñosas y como es el más pequeño de clase lo tienen abstante en brazos y están atentas. Porque si le riñeran me sentiría fatal…
    A ver cómo avanza este curso y cómo es la entrada en el cole, ¡ay!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s