Corderito está enfadado y mamá Oveja investiga qué le pasa

nino-enfadado

Si Corderito pudiera hablar y además pudiera razonar como un adulto, podría decirme qué le está pasando. Pero como es muy pequeño todavía, me toca averiguar qué le pasa. Voy a explicar cómo ha sido todo desde que empecé a trabajar y las rutinas que hemos seguido, para pasar a detallar cual es el problema, los resultados de mi investigación inicial y por último una petición de ayuda. Valoraré todos los comentarios, pero me encantaría que algún profesional de la psicología infantil me echara una manita.

¡Vamos allá!

LAS RUTINAS

Han pasado tres meses desde mi última entrada en este blog y siempre tengo muchas ganas de hablar de muchas cosas sobre la crianza y sobre la evolución de mi pequeño cordero, pero estoy tan ocupada que no tengo tiempo de nada.

Durante este tiempo nuestra rutina ha sido así:

Nos levantamos por la mañana todos. Me encargo de que Corderito lleve la ropa que le corresponde para ir a la guardería, que no siempre es la misma, como luego explicaré, que lleve su pañal limpio, que desayune y si le da tiempo que juegue un poco con sus juguetes. Normalmente no tiene tiempo para jugar por la mañana…todo son prisas: Corre, corre que llegamos tarde!

Le dejo en la guardería cuando justo me acaba de echar los bracitos al cuello y me da una pena infinita no poder quedarme con él.

Últimamente cuando le dejo con las cuidadoras se queda llorando, cosa que no pasaba antes, y esto da una pista de que algo le pasa. Quiere quedarse conmigo, lo mismo que me pasa a mí.

Lo comenté con otras madres, que me dijeron que a sus hijos también les está pasando, que ahora lloran cuando los dejan en la guardería y antes no lo hacían, por lo que pensé que mi preocupación era una tontería. Parece que son cosas de la edad. Todos los nenes de 20 y 21 meses están mostrando su carácter, se rebelan, muestran signos de independencia, luchan por quitarse el babero, desobedecen las normas “a ver qué pasa”, etc

Seguimos con la rutina: Yo me voy a trabajar. Entro a las 10 de la mañana y salgo a las 7.30 de la tarde. Paso casi todo el tiempo en el trabajo.

Corderito se queda en la guardería todo el día sin ver a papá o mamá. Allí le entretienen con juegos, usan el programa de BITS (quizás algo polémico, pero eso da juego para otra entrada), cantan canciones, comen y hacen la siesta…practican un montón de hábitos como el de recoger los juguetes cuando han terminado de jugar, limpiar lo que han ensuciado o lavarse las manitas y la cara.

Los martes y jueves lleva su ropa de deporte y hace psicomotricidad. Ahora en julio también hace piscina y lleva sus zapatos crocs de agua (que odia) y un pañal sumergible. También hacen juegos de agua en la terraza y lo pasan genial.

Llegan las 5.45 y los pequeños están espectantes. ¡Les van a recoger! ¿Quien aparece por la puerta para recogerle? Marta, la canguro. Es una muchacha muy cariñosa y atenta con él. La verdad es que hemos tenido suerte en encontrarla. Pero igualmente de lunes a jueves, es Marta quien juega con él hasta las 7.30h

Hasta que llega papá de trabajar para recogerlo y Marta se despide de él. Los viernes directamente viene papá a buscarle y juegan juntos. A mamá es a quien ve menos.

Yo le pido siempre a su padre que venga con él a buscarme a la salida del trabajo. De esta forma en su rutina diaria se incorporará el “ir a buscar a mamá”. Cuando me ve se pone muy contento, pero a menudo quiere volver con su padre, que le lleva a hombros hasta llegar a casa.

EL PROBLEMA

Todo ha sido así desde que empecé a trabajar y Corderito pareció adaptarse sin ningún problema.

Pero hace unas semanas Corderito empezó a comportarse de forma rara. Cuando estamos a solas Corderito y yo la relación que tenemos es normal. Se ríe y lo pasa bien conmigo, se le ve contento, chapurrea en su lenguaje de bebé contándome cosas, hasta me da algún que otro besito…pero cuando papá hace acto de presencia, Corderito me rechaza y me hace el feo.

Ejemplo 1:

Corderito se despierta, me sonríe y nos damos los buenos días. De repente se gira y ve que papá se está despertando: Las muestras de efusividad por parte del niño son increibles: Le echa los brazos al cuello, le da besitos y dice “muaaa” mientras se los da y yo me quedo mirando el panorama con cierta envidia, jejeje

Entonces le voy a dar yo un beso y mi sorpresa es que dice: -¡No!- y me empuja con sus manos hacia fuera, e incluso me pega manotazos con cara de estar muy molesto.

Yo me quedo ojiplática…Que prefiera a su padre a su madre, no me parece mal. Los niños a ciertas edades prefieren estar con papá o mamá, tienen rachas de estar con uno o con otro, y que se lleve genial con su padre y lo quiera tanto me parece perfecto y me alegra. El problema no es que prefiera en ese momento estar con su padre y lo haga ver, sino que claramente me está mostrando rechazo.

ejemplo 2:

Estamos Corderito y yo en la habitación, viendo con mi móvil un video donde salen unos dibujos que cantan canciones (Buscar en Youtube “Doki Karaoke”) . A Corderito le fascina. Estábamos los dos tan felices ahi cuando entra el padre en la habitación, y a mí que me gustaría que los tres disfrutáramos juntos, intento integrar al padre en la movida.

-¿Le enseñamos el video a papá?-

Asiente y se queda viendo el video. Observo al padre y al hijo viendo el vídeo y me doy cuenta de que el niño está pendiente de las reacciones de su padre. Cuando acaba el vídeo, saca  mi móvil de la mano y dice: -el papa- Quiere que sea papá quien le ponga el vídeo. Por mi parte bien. Le cojo de la manita y….¡la suelta en plan latigazo diciendo: -No! – Entonces veo que le coge la mano a su padre y me mira, a ver mi reacción. Es como si quisiera ponerme celosa, o algo parecido. Me está diciendo claramente que no quiere estar conmigo, que prefiere a su papá antes que a mi.

Otras veces le llamo cuando está con su padre y ni gira la cabeza. Hace ver como que yo no estoy ahi. El otro día intenté lo de “la presencia silenciosa”. Ya que me ignora cuando está con su padre y solo quiere jugar con él, por lo menos que sepa que yo estoy ahi, presencialmente, y que si me necesita puede contar conmigo. Me resultó muy duro ver como el niño se tiraba a abrazar a su padre, a darle besos. ¡Ojalá fuese tan efusivo conmigo!

Intenté llamar su atención pintando en la pizarra magnética dibujos que le gustan mucho y le llamé, pero obviamente ni se giraba. Su padre le enseñó la pizarra y él quiso dársela a papá.

-¿Quien ha dibujado el pez, chico?-

Le pregunté, para que no tuviese más remedio que mamá existe, está ahi y además ha estado dibujando. El chaval contestó:

-Corderito-

¡No lo había dibujado su madre sino él! Cuando vi que me negaba en todas las formas posibles me entró la desesperación.

INVESTIGANDO SOBRE EL TEMA

He buscado en internet y no hay nada sobre el tema. No hay ningún psicólogo infantil que lo explique. Ninguna madre en su blog ha escrito haber pasado por esa etapa (o yo no lo he encontrado).

Eso sí: En foros (en femenino.com sobretodo, etc) he encontrado que bastantes madres que están pasando por lo mismo y no saben qué hacer, se desahogan contando su problema.

En algunos casos el padre está preocupado por la situación tanto como la madre.En otros casos el padre minimiza el problema y piensa que es más una exageración de la madre. Al padre esa “papitis” le encanta,  pero al mismo tiempo es muy desagradable no poder estar con la pareja y el niño a la vez, porque cuando están los tres el niño se pone a hacerle feos a la madre, y la madre sólo puede disfrutar cuando ella y el niño si  están solos sin el padre.

Leyendo todos los casos que he podido he extraido las siguientes conclusiones e hipótesis:

1) Los expertos (artículo en “Ser Padres” etc) dicen que es “una etapa” pasajera.

2) En la mayoría de casos que he leído, el niño que se manifiesta así suele hacerlo sobre el año y medio a los dos años. Así que quizás sí sea algo propio de su edad y yo estoy aquí comiéndome la cabeza. ¿Será parte de esos “terribles dos años” de los que tanto he oído hablar?

3) Esta etapa no es ni mucho menos corta. ¡Toca armarse de paciencia! Un matrimonio llevaba 1 año en la misma situación y la mujer con una depresión de aupa. Es lógico, porque es muy doloroso para la madre recibir esos desaires de su bebé y además son contínuos.

3) Si no se pone solución, ¿es posible que vaya a más? Hay niños que cuando ya hablan es mucho peor. Le dicen a la madre: – No te quiero, vete- y cosas así. Niños con 3 o 4 años cuyo vínculo está más que deteriorado o defectuoso…supongo que porque los padres no han encontrado una solución efectiva o no era una etapa pasajera propia del bebé sino algo más y no lo supieron ver ni le dieron importancia.

4) Las mujeres a las que les pasa eso tienen tendencia a culparse. ¿Qué habré hecho mal? Pobrecillas, porque son madres amorosas, cariñosas, que lo dan todo por su bebé y no saben qué más hacer.

5) En algunos casos las madres se ponen a trabajar y el niño lleva unos meses con un cuidador externo a su madre, un familiar: la suegra, la abuela, la tía, la canguro… las madres piensan que como han estado poco tiempo con su hijo porque trabajan, es una forma en la que el niño manifiesta su frustración por no poder estar más tiempo con su madre. Si esa fuese la explicación sería muy fácil…pasar más tiempo con el niño y solucionado, pero….

6)En otros casos la mujer era ama de casa y pasaba todo el tiempo con su hijo, lo mimaba y cuidaba. Pero cuando llegaba el padre pasaba lo mismo: Pegar a la madre, rechazar sus brazos, ignorarla, etc Así que la causa no está en pasar mucho tiempo con él o poco. Tiene que haber una causa de por qué el niño reacciona así y todavía no he descubierto cual es.

7) En bastantes casos la mujer estaba estresada o deprimida por muchos factores de su vida personal, y en uno de ellos la mujer comentaba que había engordado y perdido su autoestima. Los foreros entonces pensaban que la causa era la madre y le decían que se animara, y que los niños “son muy sensibles” al estado emocional de sus madres y reciben de alguna forma ese estrés, expresando rechazo hacia el mismo. Si esto fuese así, el niño siempre rechazaría a la madre, pero no solo cuando está el padre.

8) En algunos casos, el nacimiento de un hermanito hacía que la madre tuviese que estar más por el bebé y menos por el hijo mayor…Los padres (o los comentarios en el foro) atribuían el comportamiento del niño a celos con el nuevo hermanito, el miedo a perder el cariño de la madre, o el resentimiento porque ahora la madre está más con el bebé que con ellos.  Pero en el caso de Corderito no hay hermanitos. Es decir, que es una reacción de que el niño está molesto, pero por distintas circunstancias, ya que en cada niño es diferente, sus experiencias y los cambios que vive en su entorno y en su relación con los padres.

Hay otra pista que Corderito me da:

Por las tardes cuando me ve, es el único momento en el que su padre y yo estamos juntos que él está receptivo conmigo y a veces me toma de la mano o quiere que le lleve yo en brazos. Imagino que me ha echado de menos y le apetece estar conmigo. Ovejo entonces minimiza el problema, dice: – -¿Ves mujer? Por las tardes está más contigo. Es que tú sólo te fijas en lo negativo- No, Ovejo..en lo que respecta al niño me fijo absolutamente en todo, en lo malo y en lo bueno.

De todas formas, el nivel que tiene de efusividad con su padre tampoco lo tiene conmigo cuando estamos a solas. Llevo semanas luchando “por el cariño de mi hijo”…le he comprado juguetes, he inventado canciones para él, he jugado a juegos nuevos intentando que se divierta conmigo mucho, le he llevado a la biblioteca infantil, al parque, hemos jugado con el agua…le doy besitos todo el tiempo y le digo que le quiero mucho. Una vez que me rechazó estábamos a solas (si, también a veces lo hace, aunque pocas, de momento) y le dije: -¿Pero por qué? Si mamá te quiere mucho!-

-No-

-¿Como que no? Sí que te quiero mucho.-

-No-

Tuve que irme porque me entraron muchas ganas de llorar. Luego ya con calma pensé que como está en la edad del NO, lo más probable es que ni sepa cuando dice NO que está diciendo..pero la sensación que me dejó inicial en ese momento fue que mi hijo pensaba que yo no le quería. ¿Le daba pocas muestras de afecto? ¿Debería ser más lapa? ¿Qué he hecho mal? Si, como las mamás del foro, me sentí bastante culpable sin saber dónde había fallado.

También es importante saber que cuando no estoy, está todo el tiempo “mama, mama”. No pregunta por su padre, sino por mí. He hablado con Marta la canguro y me dice que cuando están en casa el peque le enseña a Marta los zapatos de mamá, la ropa de mamá, etc El padre confirma que cuando está con él también pregunta por mí. Pero cuando por fin estamos juntos, zas en toda la boca! Como dirían en la serie “Big Bang Theory” 🙂

UNA AYUDITA POR FAVOR!

Me gustaría que si alguien que lee mi blog es un profesional de la psicología infantil o conoce de alguien que lo sea, si podría echarme una manita y darme un poco de luz sobre por qué Corderito está tan enfadado y resentido conmigo, y que sólo lo demuestre cuando estamos en presencia de su padre. Necesito encontrar solución al problema ya, porque con cada rechazo mi ánimo queda más por el suelo y empiezo a estar bastante triste.

También pido ayuda a la tribu de mamás blogueras e internautas:   si a alguien le ha pasado que cuente su experiencia y cómo lo solucionó..

Espero que no sea uno de esos temas tabú de los que nadie habla. Hay gente tan necia que suele culpar a la madre de esa situación, como si fuesen malas madres o algo parecido, agravando la tristeza de la madre y haciéndola entrar en una depresión. Quizás por eso muchas madres se lo callen. Sé que mi niño me quiere y yo le quiero mucho. Sé que estoy haciendo las cosas bien porque no lo estoy forzando a que me abrace ni me bese. Si no quiere hacerlo, yo lo respeto, pero tengo miedo de que sea un problema de apego. Ni siquiera lo he destetado por esa razón. El poco tiempo bonito que pasa con la mamá o con más complicidad a menudo es lactando y me da miedo que el destete suponga todavía más una alteración de ese vínculo madre-hijo que me da la sensación de que está alterado. Intentaré tomarme el tema con algo más de humor y no rallarme tanto, aunque es muy difícil.

Gracias por leerme y por ayudarme.

*ACTUALIZACION DE ESTADO*:

Para aquellos y aquellas que leyeron este post y supieron de mi problema, al parecer Corderito estaba resentido conmigo porque me veía poco y era su forma de expresarlo: Con rechazo. Se arregló mucho cuando empecé a recogerlo de la canguro y más tarde estuve con él un par de semanas recogiéndolo yo misma de la guardería en mis “vacaciones”. Sigue con “papitis” pero de vez en cuando y ya no me hace feos sino que nos trata a los dos por igual y ha integrado de nuevo a mamá en su vida. Estoy muy contenta 🙂 Gracias a la gente que me escribió y dio ánimos con sus tuits y experiencias.

10 comentarios en “Corderito está enfadado y mamá Oveja investiga qué le pasa

  1. A mi me parece q es una etapa, mis hijos lo hacen con su padre, ta q le ven menos. Pero a veommy ta se le pasó y con Pequete ahí andamos rodavía, pero cada vez menos.
    A ver si te puede echar una mano algun procesional y te quedas mas tranquila.
    Besos.

    Me gusta

  2. Niña hermosa. … esto da para mucho y desde el móvil no me aclaro muy bien. Por ahora decirte dos cosas:
    Si es una etapa y también creo por todo lo que nos dices que se trata de un problema de apego, pero no puedes sentirte culpable. … porque además el amor de nuestros hijos también es infinito y nos permite recuperar el vínculo perdido.
    Yo con el peque he pasado por situacionea parecidas y eso que yo estoy en casa. Un día me preguntó porque yo no le quería y eso me partió el alma. .. En mi blog hay una entrada sobre vínculo y los datos de un pull de psicólogas muy respetuosas que te podran ayudar.
    Mucho ánimo. … es claro que ve en ti su eje y cuando puede te demuestra que reciente el que ya no estés todo el tiempo con él.
    No te desanimes. …

    Me gusta

  3. Hola! Es muy duro lo que cuentas, me veo reflejada en tus historia. Cada vez me convenso que cada nino es un mundo y aunque encontremos uno que otros patrones, ellas se encargan de hecharlos por tierra jeje. No soy psicologa ni mucho menos pero tengo un bebe de 19 meses y te voy a contar mi experiencia que vivi deprimida y en silencio. Desde que mi hijo nacio trate de llevar una crianza con apego, nunca dejarlo llorar, brazos si los pedia, y por cuestiones de salud solo teta hasta los 3 meses (sufro una enfermedad autoinmune y me complique con una crisis). A pesar de que me tenia a su disposicion (no trabaja) el se mostraba mas amable con el papa. Si lloraba y yo lo cargaba seguia llorando, si lo cargaba el papa se calmaba. Pero rechazo como tal no mostraba. A sus 4 meses nos cambiamos de pais y llegamos a vivir a casa de mis suegros. Ahí el asunto emperoro, preferia todos los brazos (papa, abuelos, tios) excepto los mios. Ya a los 7meses se empezaba a notar el rechazo y coincido un cambio de ciudad (dejamos a mis suegros) y con mi inicio en el trabajo. Yo sonaba con que le diera la famosa crisis de los 8 meses que las mamas contaban que no las dejaba ni ir al bano. Pero nada. Llego el ano y las cosas seguian igual, con una rutina de trabajo similar a la tuya pero sin canguro, era mi esposo quien lo buscaba y lo cuidaba mientras yo llegaba. Si te soy sincera ya en este punto me afectaba poco, es como que ya me habia acostumbrado y no me daba tanta culpa no estar con el durante el dia, si igual el no disfrutaba tanto mi presencia. De repente a los 14meses mas o menos empezo a demandar mi presencia. Los fines de semana solo queria estar junto a mi, lloraba si me metia al bano, en fin todas esas cosas que tanto habia anhelado. Fue tanta mi felicidad que decidi dejar de trabajar y dedicarle todo mi tiempo a el. Conste que esta no fue la solucion, fue una consecuencia de su cambio que la verdad no tengo idea que lo motivo. Hoy siento a mi bebe mas cerca que nunca, finalmente me demuestra su amor, se ha alejado un poco de su papa pero no lo rechaza. Por ej:Ahora cuando se cae y llora me busca a mi para que lo consuele y se calma es conmigo. Con decirte que antes dormia solo en su cuna porque si lo acostabamos en nuestra cama se incomodaba y no dormia tranquilo, y en su cuna si (porque se mueve por cada rinconcito). Ahora duerme con nosotros desde que empezo ese cambio y si lo pasamos a la cuna empieza a gritar ‘mama’. Perdon por extenderme pero queria mostrarte que a veces se escapa de nuestras manos y ellos tienen sus tiempos. Puedes buscar mil razones, explicaciones pero solo ellos en su pequeño mundo saben que hacen y porque lo hacen. Animo, fuerza, paciencia. Te felicito por no cometer el error que yo cometi de atravesar por esto sola y apoyarte en la tribu de mamas. Un abrazo!

    Me gusta

  4. Hola! Creo que es una etapa de los peques, me esta pasando lo mismo con mi muñeca, es muy largó de contar; pero lo veo como una etapa y que se le pasará pronto. Para mi no es tan preocupante porq ella está 24/7 conmigo y aunque se vea feo, lo tomo como un descancito el que no quiera que yo la ayude y que quiere que su papa esté con ella.

    Me gusta

  5. Ya hablamos alfopor twitter. Te voy a contar mi experiencia. Hasta ahora mi marido ha estado en paro, asi que la niña lo veía mas a él que ami que es quién lo llevaba y recogía a la guardería…La niña siempre ha sido más efusiva en sus abrazos con migo y aparta a su padre como hace tu hijo al revés, no se si por el hecho de verme menos…El tema es que sobre los 23 meses más o menos empezó a sólo quere jugar con papá, que yo sacaba cualquier juguete ME IGNORABA y se iba a buscar a su padre por ToDAA la casa, incluso si no estaba..COmo te pasa a ti, me sentía fatal, no sabía que había hecho,,,Pero se me ocurrió entrar más tarde a trabajar (y slair mas tarde) para levantarle y vestirle yo por las mañanas aunque el padre le daba desayuno y la llevaba a la guardería…Y poco a poco se fue normalizando la situaciónk, comparte juegos con ambos aunque si es verdad que en plan abrazos y eso es más efusiva siempre conmigo y el padre es más para el juego y yo para el consuelo…Yo no me agobiaría, ahría como si nada e intentaría buscar momentos de calidad con él sin quitar al padre de enmedio, aprovecha momentos que estési los dos para que sean de mázima calidad….No se si influyó en nuestro caso el tema de que me cambiase el horario porque actualmente tampoco la levanto yo por las mañanas y no me hace ya ningún feo ni suele ignorarme por norma, como digo antes es normal q tenga sus preferencias para uno u otro. Yo pasaría como te dije y haría como si nada. Intenta buscar juegos novedosos que le atraigan o jugar a cosas los 3 en plan el trenecito o el corro de la patata q les suele encantar. Ya me contarás como te va. Suerte!!

    Me gusta

  6. Jenni, por twitter me respondió @pediatraprimerizo y me confirmó que es una etapa. Pero por lo que he me han dicho otras madres, no a todos los niños les pasa… Parece que a mi también me ha tocado.

    Paula, gracias a ti he conocido ese concepto y he estado leyendo sobre el tema. Me he puesto las pilas y he empezado a recogerle de la canguro de lunes a jueves. Se ha notado el cambio positivo hacia mi, pero hay que seguir trabajando. Muchas gracias 🙂

    Catalina, muchas gracias por los ánimos. Es terrible cuando hablan las cosas que pueden llegar a decir.. buscaré ahora tu entrada sobre el vínculo y de ese pull por si llegado el caso fuese necesario consultarles.
    Estoy trabajando en recuperar el apego con el peque.

    Yubariv, gracias por compartir tu experiencia conmigo. Puedo imaginar la frustración.. al final a todo nos acostumbramos, 14 meses es mucho tiempo. Debió ser lindo cuando empezó a mostrar de nuevo interés en ti.. creo que así aprendemos a valorar todavía más el cariño que nos da un hijo. Qué bien que termino lo malo. Un abrazo

    Marisol, que te sea corta esa etapa 😛

    Me gusta

    • @Meriluc, mi peque también busca al padre por toda la casa para cosas con papá que podría estar perfectamente haciendo con mamá que la tiene al lado y que le ofrece esa ayuda pero la ignora.

      Estoy cambiando horarios dentro de lo que puedo hacer.
      Gracias por compartirlo conmigo 🙂

      Me gusta

  7. Pingback: Aventuras laborales en tiempos de crisis de una mamá sensible | Mamá Oveja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s