Corderito pasa la Navidad en familia

Esta navidad Corderito y yo estuvimos con mi padre, mi hermano y su mujer y los dos hijos de ellos. Mi cuñada es de Ucrania y a sus dos hijos les hablan castellano y ruso. En la escuela aprenden catalán. Corderito y sus primos (de cuatro y seis años) se llevan muy bien. A Corderito le gustan mucho los niños, porque son mayores que él y más pequeños que los adultos, me imagino…tiene mucha curiosidad con ellos y si están por él y juegan, le encanta.

Grabé un vídeo muy tierno junto al árbol de navidad. Corderito tirándose sobre su prima para abrazarla a su manera, arrancando una bolita del árbol o jugando con unos cubos de colores y todos aplaudiendo cada vez que encajaba uno dentro de otro…y él riéndose y aplaudiendo también. Santa Claus le dejó unos regalitos.

Este año es el primero que mi padre lo pasa sin mi madre, y el primero que todos lo hemos pasado sin ella. Al principio era reacia a que mi hermano mediano y su mujer se fueran a vivir con sus hijos a casa de mi padre, que solo quería estar solo y no agobiarse…quería paz y los niños son de todo menos tranquilos. Aunque sean buenos, no dejan de ser pequeños torbellinos ambulantes. Finalmente me he dado cuenta de que le ha ido muy bien tener la compañía de sus dos pequeños nietos ahi haciendo diabluras. No ha tenido mucho tiempo para quedarse en su depresión, en su soledad, meditabundo sobre el significado de la vida. Hay vida a su alrededor y eso le ayuda a su estado de ánimo. Me ha encantado comprobarlo esta navidad y reconozco que fue una buena idea que vinieran a vivir con él.

Luego el 25 hicimos el tió. (Ya hablaré en otro post sobre ello).  Alex tuvo más regalitos, una mochila con instrumentos musicales, un castillo para encajar formas…a Corderito le encantó ver el pesebre en la guardería, los árboles de navidad y luces de adorno por todas partes…nuestro propio árbol de navidad, el cartel de “Merry Christmas” en la entrada de nuestro hogar…Corderito alucinaba. El año pasado solo tenía dos meses y no se enteraba de nada, pero este año ha sido muy especial, porque él ha disfrutado y nosotros con él.

Hemos estado hasta cantando villancicos con él.  En fin de año empecé el año lactando…me dio tiempo a dormirlo, tomarme las uvas y volver a su lado porque volvía a despertar y quejarse de que no encontraba qué succionar.  Claro que también ha habido disputas familiares tontas, de esas que te enfureces y piensas: GRRRRR , pero poniendo lo bueno y lo malo en una balanza, estoy muy contenta de estas navidades, pasándolas en familia, con mi pequeño. Guardaré un buen recuerdo.

Y para terminar, en el roscón de reyes resulta que me ha tocado el rey. ¿Sabéis que nunca me había tocado el rey? Yo soy de las que siempre le toca el haba, jejeje.  A ver si esto es señal de que va a ser un buen año para mí y de que voy a tener suerte.

¡Hasta pronto!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s